6 consejos esenciales para mantener los dientes sanos

Mantener los dientes sanos es mucho más que cepillarlos todos los días. Probablemente te han dicho la importancia de limpiar tus dientes desde que tienes edad para sostener un cepillo de dientes. Pero, ¿Qué pasa con el cuidado de la lengua, la dieta y el uso de flúor? Refresca tu cuidado bucal con 6 hábitos esenciales de la clínica dental Urbina para una excelente salud dental.

1. Cuidar el cepillo de dientes

Para tener unos dientes sanos, enjuaga bien tu cepillo de dientes después de cepillarte y guárdalo al aire libre en posición vertical. Los microorganismos que pueden crecer en tu cepillo de dientes prosperan en un entorno húmedo. Una buena circulación de aire alrededor de las cerdas ayudará a mantener el cepillo seco. Sustituye los cepillos de dientes cada tres o cuatro meses y vigila que no haya cerdas deshilachadas o desgastadas. Es posible que tengas que cambiar los cepillos de dientes de tus hijos antes.

2. Cepillado de la lengua

Cepíllate la lengua para ayudar a combatir las bacterias de la boca. El cepillado suave de la lengua es esencial para mantener los dientes sanos y también ayuda a frenar el mal aliento. Utilizando un cepillo de dientes con un limpiador de lengua y mejillas puedes eliminar fácilmente las bacterias de tu boca cada vez que te cepilles.

3. Habla con tu dentista

Tu dentista y tu higienista dental están ahí para ayudarte con el cuidado bucal. Visite a su dentista para que le haga revisiones periódicas y exprese cualquier duda o preocupación sobre cómo mantener sus dientes sanos. Ellos pueden ayudarte a crear un plan de cepillado y uso de hilo dental diario que se adapte a tus necesidades específicas.

4. Elige bien tus bebidas

Lo que bebes puede afectar a la salud de tus dientes. Bebidas como los refrescos y los zumos azucarados han sido señalados como culpables de la caries dental. Beber menos refrescos y más agua, leche y zumos frescos puede ayudar a proteger tus dientes.

5. Usa flúor

El flúor no es sólo para los niños. Este mineral natural endurece el esmalte dental y ayuda a prevenir las caries. Puedes obtener flúor de tu pasta de dientes, de algunos enjuagues bucales y de los tratamientos en el consultorio o en casa que te proporcione tu profesional dental. Habla con tu dentista sobre qué tipo de tratamientos con flúor son adecuados para ti.

6. Evite el tabaco

Evitar todas las formas de tabaco es crucial para mantener unos dientes y encías sanos. Tanto si se masca como si se fuma, el consumo de tabaco contribuye a un número abrumador de casos de daños en los tejidos orales. Los ingredientes que se encuentran en los productos del tabaco no sólo manchan los dientes, sino que también pueden debilitarlos y aumentar el riesgo de cáncer oral.